traductor

Visitas

001169
Hoy
Ayer
Esta Semana
La semana Pasada
Este Mes
El mes Pasado
Siempre
53
56
621
520
665
104
1169

Tu IP 54.162.166.214
2017-11-18 19:09

Login Form

Criticas

Criticas (3)

En la dilatada trayectoria como artista, Viejo Palacios ha recibido numerosas críticas todas ellas con un denominador común: Un Artista único y singular con personalidad própia.

Críticos de Arte de reconocido prestigio han analizado la obra de este singular artista, en esta página se recogen algunas de ellas.

Viernes, 08 Septiembre 2017 13:14

Joan Lluis Montane

Written by

José Luis Viejo Palacios, materia, expresionismo, onirismo y subconsciente

Entrar en el mundo plástico de José Luis Viejo Palacios es abrir la puerta a la propia vida porque es un artista que ama la existencia con intensidad, buscando disfrutar de cada instante, comprometiéndose con el mundo que le rodea, insertándose en los poros de la piel de la actualidad, tomando partido con el corazón y la expresividad. Habita en plena naturaleza, en casa y estudio de cristal construidos por él mismo, desde los que contempla el campo, el verde intenso de las praderas, la melancolía de los días de lluvia y el espléndido poder de los rayos solares.

Intenso, inteligente, buscador de la complejidad del laberinto que nos permite ser, se emociona con la realidad actual, con los sucesos que conmocionan porque, ante todo es ser humano.

Autodidacta, experimental, siempre está creando, pensando en nuevas series, temáticas y obras. No realiza un estudio previo profundo de lo que hace, sino que lo trabaja intensamente, buscando sus posibilidades, pero sin cerrar o abrir series determinadas porque sí. En ocasiones realiza una obra, en otras son series, en determinados momentos grupos de cuatro o cinco obras. Interviene en todo tipo de formatos, aunque usa, predominantemente, el rectangular, también se interesa por los cuadrados y los hexágonos, en menor medida. 
Su obra es matérica, abstracta expresionista, dominada por la explosividad del color, por la potenciación del gesto, que es materia, asumiendo la participación del collage, de la incorporación de objetos.

Es onírica, porque deja fluir el subconsciente, interviniendo en plan cascada salvaje creativa sobre todos los soportes, desde papel y cartón a telas, maderas y otros, empleando objetos, matices, colores, temáticas que se cruzan en su mente consciente y e inconsciente.

Está conectado con el pálpito de la actualidad política, social, cultural y artística nacional e internacional. Porque, aunque le gusta el campo y la naturaleza, su temperamento es universal y, en ocasiones, parece un cronópio de las grandes urbes en plena búsqueda interior.

En su pintura predomina la materia, busca potenciar la expresividad de los materiales que forman parte intrínseca de su producción. Podemos encontrar elementos procedentes de los campos colindantes, bolas asimétricas de diferentes diámetros hechas a base de cerámica cocida, trozos y fragmentos de metales, utensilios de campo e industriales.

Vive en el campo, se expresa con el corazón, indaga en el subconsciente, sueña despierto con la imaginación abierta a los destellos del alma pura. No busca la estética purista, sino que resalta la expresividad contenida en la energía que conlleva la materia que forma parte de todo lo existente.

Su poder cromático, de dominio del color se manifiesta en toda su producción de este artista que ha viajado por medio mundo, con exposiciones en Estados Unidos y España, en las que siempre ha sido honesto consigo mismo. Primero era el sentimiento que le condujo a expresarse con el color, después la forma, pero siempre con ideas nuevas que le permiten renovarse continuamente.

Su aportación a la pintura de hoy pasa por su alto grado de experimentación, dado que es capaz de estar trabajando con varias temáticas y series a la vez, alejándose del compromiso unificador, para ser distinto, asimétrico, impulsivo, fogoso, cumplidor con lo más sagrado de su pensamiento.

No duerme mucho, trabaja con intensidad, no tiene horarios ni horas, porque, ante todo, es un artista que precisa de la libertad para sentirse persona. Comunica con fuerza la personalidad de sus texturas, empleando el color como alma y filosofía de su sentido de la coherencia y la bondad. Todo ello ayudado por la determinación de su mirada de creador que ve sin ver, que anda sin muletas, que vuela sin aviones, que salta sin muelles autopropulsores, porque conecta con el más allá desde el acá.

Su pintura es absolutamente singular, porque es coherente con su discurso basado en su capacidad de unir el interior con el exterior, conformando una nueva apuesta.

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte-2005

Viernes, 08 Septiembre 2017 13:12

Antonio Leyva

Written by

Viejo Palacios cultiva una semifiguración en la que la importancia de los empastes,grumos y texturas,dejando al descubierto zonas de arpillera,inciden en un progresivo protagonismo de lo materico y tactil en su expresion,frente a una cada vez más contenida gestualidad.

A.L.S.-ANTONIO LEYVA SANJUAN-CRITICO DE ARTE

Viernes, 08 Septiembre 2017 13:10

Cristina Ortega

Written by

José Luís Viejo Acaba de regresar de Nueva York, aunque sus obras permanecen allí, tras participar en una exposición internacional con motivo del V Centenario del Descubrimiento de América, y lo hace representando un nuevo ciclo pictórico. Si en sus anteriores trabajos primaba la exploración del comportamiento gestual y plástico de los cuerpos en el espacio, las indagaciones anatómicas, las concentraciones matérica y las densidades texturales, en los últimos hace su aparición una deshabitada topografía lunar, de renovadas atmósferas y orografías cambiantes, sin perder el dinamismo táctil y la solidez del gesto.

Fiel a su propio sistema productivo, se mantiene en ese doble proceso creativo en que a la composición sigue el impulso donde se alberga el color y se arraiga la forma. Sin aglomeraciones ni agresión, modela la pasta, movido por una intuición que, sin embargo, sujeta a la razón en una emotiva búsqueda de la fuerza de un espacio lleno de incógnitas. En ocasiones, casi inconscientemente, surge lo reconocible, eslabones figurativos que brotan y se esfuman por sorpresa.

En su proceso de investigación plástica la materia se aligera, se suaviza y se rebaja con un depurado juego de superficies en el que permite penetrar la lisura, con el oportuno contrapunto de unos cráteres bajo relieves y entretalladuras de ritmo monocorde y sosegado, claves repetitivas provistas de connotaciones dinámicas que se distribuyen en las zonas de más densa materia.

Sobre el soporte inicial de estructuras compositivas el pigmento, con el juego bitonal de un reducido pero puntualizado cromatismo, cubre e interpreta las edificaciones mentales, imprevistas estelas, ráfagas blancas y fulgores etéreos, la materia se somete a la voluntad a un control liberado por el color capaz de producir a la luz un sugerido movimiento.

Nuevas inquietudes, nuevas indagaciones... y es en estas búsquedas donde encuentra su impulso de futuro. CRISTINA ORTEGA